¿La sustentabilidad trae más dinero para las empresas?






Para cualquier usuario activo de redes sociales como Instagram, no resulta ajeno el concepto de las emergentes marcas y empresas sustentables. Esto es porque en los últimos años ha crecido de manera acelerada la tendencia hacia el consumo de productos y marcas de este tipo, frecuentemente por encima de los regulares del mercado. Pero ¿qué significa que una empresa o producto sea realmente sustentable?


Según la Comisión de Desarrollo Ambiental de la ONU, la Sustentabilidad se refiere a “el desarrollo que cubre las necesidades del presente, sin comprometer la habilidad de las generaciones del futuro para cubrir sus propias necesidades” (Huffpost, 2018). Esto significa que cualquier persona, empresa o gobierno que lleve a cabo alguna acción de cualquier índole debe hacerlo llevando a cabo prácticas que no dañen el ambiente, o mejor, que ayudan a restaurarlo. 


Es así como planteamos la pregunta principal: ¿es esto un contratiempo o una ventaja para las empresas de hoy en día? 


En pleno 2020, la respuesta parece ser que la sustentabilidad puede ser catalogada directamente como una ventaja competitiva. El mundo está cambiando, y la demanda de un mercado cada vez más exigente e informado del tema es lo que ha llevado a las pequeñas y grandes empresas actuales a volver esto una prioridad. Parece tratarse de selección natural cuando evaluamos el futuro de las viejas y nuevas empresas, y no resulta exagerado decir que quienes no se adapten a esta tendencia simplemente no sobrevivirán. Y es que, lejos de ser una simple tendencia, podemos empezar a considerar la sustentabilidad como un estilo de vida. Y no seríamos los únicos en hacerlo, ya que existe un segmento cuya prioridad principal es saber que lo que están comprando no trae como costo oculto la destrucción de nuestro planeta.


Es por eso que las estrategias de mercadotecnia de las empresas de cualquier tipo tienen como objetivo crear un brand name que las personas puedan identificar como uno amigable con el ambiente. Según un estudio de la Universidad de Nueva York, en el cual se recaudó información de las preferencias de los consumidores estadounidenses entre los años 2013 y 2018, estas mostraron una evidente inclinación hacia los productos sustentables. Por medio de las compras registradas con código de barras en varios supermercados cotidianos, se mostró que las ventas de los productos cuya etiqueta mencionaba que el producto era sustentable crecieron un 29% en el periodo de 5 años. Además, los productos de este tipo se vendieron 5.6 veces más rápido que los regulares. Esto de una variedad de 36 categorías de productos básicos como yogurt, café, leche, shampoo, etc. 


Además, el mismo estudio enfocado en analizar empresas como PepsiCo y Unilever, mostró un crecimiento del 70% en su respectivo segmento de marcas sustentables. Por otro lado, las empresas que han fallado en esta misión de renovarse por el bien del ambiente han enfrentado inconformidades hasta de los accionistas, como fue el caso de Kraft Keinz en el 2019. Adicionalmente, estos mismos datos de la Universidad de Nueva York arrojan una cifra cercana a los $114 mil millones de dólares como market share total de este tipo de productos. 


Hay muchas formas de crear sustentabilidad en una empresa o negocio, y estas comienzan con la realización responsable de los productos.  Una de las formas más comunes es simplemente asegurarse de tener proveedores cuyos procesos productivos no sean contaminantes, para que el conjunto de todos estos materiales que se usen para los productos pueda catalogarse como sustentable. Otra manera, para productos cuya aceptación del mercado pueda verse amenazada con el más mínimo cambio del producto, radica en crear una categoría separada para productos de este tipo. Esta puede dividirse ya sea en productos del mismo giro de la empresa, o lanzar algún otro (no relacionado) con propósito más mercadológico que de generar ganancias por sí solo. Este es el caso de McDonald’s, posiblemente la empresa de comida rápida más reconocida del mundo y cuya página de Instagram en Austria lanzó una colección de trajes de baño hechos con popotes reciclados. 


Podríamos preguntarnos ¿qué motivó a una marca conocida más por sus hamburguesas a entrar a un territorio comercial tan diferente? La respuesta la encontramos nuevamente en la sustentabilidad. El mercado está evolucionando y la gente está cambiando sus preferencias. Lo que antes se daba por hecho, ahora se debe cuestionar y se deben idear maneras para darle este cambio a nuestros negocios y empresas. No existe producto o servicio que no pueda ser fabricado con responsabilidad ambiental, ya que es una cuestión de simplemente elegir el camino responsable con el ambiente antes de tomar una decisión. Podemos decir con seguridad que agregarle esta ventaja a nuestro negocio será una forma de impulsarlo y al mismo tiempo garantizar su futuro. Y al final del día, será esto lo que nos distinguirá como empresarios, y tal vez más importante, como personas.


Por último, comienza a tomar acción como empresa y conoce aquí como podemos ayudarte a lograrlo.


Escrito por Manuel A. Oropeza 

Estudiante de Negocios Internacionales de 5to Semestre en el ITESM





Subscríbete a nuestro newsletter

Te contamos de vez en cuando sobre las campañas, convocatorias y todo acerca del activismo.

arrow&v