Estamos expuestos… ¿De nuevo? Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil





El pasado sábado 17 de abril del año 2021, se pusieron en marcha las reformas y adiciones a diversas disposiciones de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, creando así el Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil, el cual ha dado mucho de qué hablar por las dudas que genera el uso que le dará Gobierno a los datos de los mexicanos, a pesar de que este nos menciona que busca colaborar con las autoridades para la seguridad y justicia de los mexicanos, siendo este una base de datos que contiene la información de los mexicanos titulares de cada línea telefónica móvil.


Esto implica que las 124 millones de líneas telefónicas disponibles en el país, deberán estar registradas en el Padrón nacional de usuarios de telefonía móvil. Por lo cual, para ser registrado en caso de que tengas tiempo con tu número, debes acudir a un centro de distribución de la compañía que te brinda el servicio. De lo contrario, se cancelará la prestación del servicio relacionado con la línea telefónica móvil en cuestión, sin derecho a reactivación, pago o indemnización alguna.


El Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil contará con información del titular por cada línea de telefonía, es decir, por cada tarjeta SIM, siendo algunos ejemplos de esta el número de línea telefónica móvil, la fecha y hora de activación de la línea, el nombre completo del usuario, domicilio, nacionalidad, CURP o número de identificación oficial, etc.


Ahora bien, el hecho de que los datos biométricos de todos los mexicanos están en manos de las autoridades mexicanas, ha generado dudas a más de uno por el destino de los mismos. Esto debido a que existe el antecedente del Registro Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil, mejor conocido como RENAUT, el cual fue un programa fallido creado en 2008 por Felipe Calderón, y eliminado en 2011, después de que su base de datos fuera vulnerada y puesta a la venta en el mercado negro.


Por lo cual, es recordado como un fracaso, que concluyó con los datos de millones de mexicanos a la venta del mejor postor. Siendo la mayor preocupación que en ese momento, no se trataban de registrar datos tan sensibles como los que hoy se planea recopilar en el Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil. Esto a pesar de que el gobierno diga que la información contenida en el padrón será confidencial y reservada en términos de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública.


Por lo cual, el Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil representa grandes riesgos para la privacidad y seguridad de los mexicanos, está debido a que los datos de los mexicanos podrían estar a merced de la delincuencia, si no se cuenta con una estrategia de ciberseguridad adecuada, ni los recursos necesarios para las instituciones responsables de resguardar dicha información. A pesar de que la sociedad civil, la industria e incluso el IFT se han opuesto al Padrón, el Senado insiste en aprobar el dictamen para crear el Padrón.