¿Es Correcto Limitar el Número de Hijos a las Parejas para Corregir la Sobrepoblación?

En China había una limitación por parte de los gobiernos de cierto número de descendientes, esto era con el fin de controlar la población y evitar que saliera aún más de control. Esta norma presenta un claro dilema ético, ya que el privarle a los padres escoger el número de hijos que tienen es una violación de derechos humanos. Por otra parte esta norma tiene fin de evitar eventos trágicos para la mayoría de la humanidad. En el siguiente artículo se estudia la política China del hijo único, sus implicaciones y sus resultados.


¿Por qué se aplicó la regla?

La dinámica de crecimiento de la población humana, desde los inicios de la agricultura (hace 9 o 10 mil años) ha presentado un aumento exponencial continuo, el cual, se ha llevado a cabo sin planeación alguna y está afectando la dinámica natural y el equilibrio ecológico. El descontrolado crecimiento de nuestra raza incrementa de forma exponencial la necesidad de bienes y servicios necesarios para subsistir, para cuya producción se sobre explotan los recursos naturales. Esto causa, agotamiento de recursos, destrucción de diversos ecosistemas y el cambio climático. Todos estos efectos secundarios de la sobrepoblación humana disminuyen la calidad de vida, especialmente de la gente con bajos recursos. Además la contaminación producida y el cambio climático están poniendo en peligro a las especies del planeta.


Muchos gobiernos y organizaciones están adoptando una variedad de medidas para contrarrestar los efectos de la sobrepoblación y las actividades industriales que vienen con ella, hasta la fecha no tenemos una solución definitiva. Un ejemplo es la controversial política del hijo único en China.


¿En qué consiste la regla?

En los años setenta el control de la población se volvió prioridad. Aquí fue cuando por primera vez hubo límites en el número de hijos por familia; máximo de dos hijos en el ciudades y máximo 4 en el campo. Esto no tuvo tanto efecto, y a finales de los 70 creían que el crecimiento de la población era insostenible e impediría programas de desarrollo económico establecidos por el gobierno.

En 1979 se aplicó la famosa política del hijo único, la regla solo permitía a las parejas chinas tener un hijo, o dos en caso de que el primogénito fuera mujer. Cuando las parejas no cumplían con la regla, tenían que pagar multas muy altas, y cuando las parejas pobres no podían pagar, las autoridades chinas les quitaban el documento de registro civil chino “hukou” a estos “niños ilegales”. Sin el documento, los niños pierden el acceso de servicios públicos como educación, medicina, tener pasaporte, trabajar legalmente y más castigos.

¿Qué pasó después?

En el 2015 se calculó que 1% de población china que equivale a 13 millones de personas eran “niños negros”, que son los niños sin documentos. 60% de ellos eran segundos hijos que rompían la regla del hijo único y sus papás no podían pagar la multa.


30 años después, la política pudo reducir el crecimiento de la población y estabilizó la pirámide de población del país, pero también hubo más efectos. China, ahora tiene un desbalance en la población, demasiados hombres, demasiados ancianos y pocos jóvenes. La política del hijo único hizo que creciera la preferencia tradicional por tener hijos hombres. También ha habido un examen que permite conocer el sexo del bebé, que era muy fácil de acceder. También hay y había mucha accesibilidad al aborto. Todo esto hace que haya muchos más bebés hombres que mujeres. También aumentó mucho la población de gente más vieja. Desde 2012 hay una caída de la población en edad para trabajar, esto es muy malo para el país y su economía.



Tabla: Las consecuencias de 35 años de política de hijo único en China


¿Es ético tener estas leyes?


En este caso específico se tienen en cuenta todas las faltas a la humanidad que venían con la regla en China, de hecho, hubo muchas denuncias de vulneraciones a los derechos humanos hechas por activistas. Human Rights Watch denuncia el uso de medidas coercitivas para finalizar embarazos, por ejemplo, abortos tardíos y la inserción forzosa de dispositivos intrauterinos. El grupo de Defensores Chinos de los Derechos Humanos denunció casos donde los cabezas de familia perdieron su trabajo por tener un segundo hijo. Hubo también casos de mujeres embarazadas forzadas a abortar fuera de término, y cuentan varias mujeres que, después de tener su primogénito, fueron visitadas por funcionarios y obligadas a tener esterilizaciones.


También tenemos que fijarnos en lo que implica para las libertades individuales. En una época en la que la tendencia es la garantía de la libertad del individuo y su autodeterminación, la política del hijo único se ve como un paso para atrás para el desarrollo de la humanidad. Restringir a una pareja el número de hijos va en contra de los derechos reproductivos y de autonomía.


Esta política, aunque es la acción más directa ante la sobrepoblación, no es la única opción viable. Claramente se dee combatir la sobrepoblación, pero los derechos humanos son fundamentales y no se deben violar. Hay más opciones para prevenir sobrepoblación, priorización de educación sexual y fácil acceso a los métodos conceptivos pueden hacer una gran diferencia. Un ejemplo es la promoción de los matrimonios tardíos en China, la cual tuvo cierto éxito en disminuir la fertilidad.

Por estas razones podemos llegar a la conclusión de que, en este caso cuando menos, no es válido violar derechos de millones de personas, aún cuando es por el bien común. La sobrepoblación debe combatirse con acciones contundentes y urgentes, basta con mirar políticas diversas que han sido aplicadas en otros países para demostrar que la alternativa más adecuada no tiene por qué ir de la mano con las violaciones a las libertades individuales y los derechos humanos.



Si te gustaría leer más artículos como este y recibir las últimas tendencias y noticias sobre responsabilidad social corporativa, suscríbete aquí.




Escrito por Juan Pablo Guerra



Subscríbete a nuestro newsletter

Te contamos de vez en cuando sobre las campañas, convocatorias y todo acerca del activismo.

arrow&v