El Problema que Enfrenta CDMX con el Agua



¿Te has puesto a pensar en todo el proceso que hay detrás del agua que sale por tu lavabo? ¿Has pensado alguna vez todo lo que conlleva el tener agua saliendo del grifo en tu propia casa, en tu escuela o en tu trabajo? 


El agua, además de ser un recurso no renovable, es un recurso natural y vital para todos los seres vivos. De manera natural, su ciclo, se compone por ciertas etapas que se repiten infinitamente. Sin embargo, el ciclo de agua en un esquema urbanizado tiene muchas implicaciones y cambios ya que hay demasiados factores que se entrometen con el curso natural del ciclo. 


Para obtener este recurso, primero se necesita contar una fuente de agua, la cual pasa por un tratamiento de limpieza para poder ser distribuida (idealmente) a toda la población para que pueda ser empleada; una vez que se utilizó se trata como residuo y se vuelve a repetir el proceso para poder rehusarse. 


Lamentablemente, en la Ciudad de México, nos enfrentamos día a día con muchísimos problemas que irrumpen este ciclo urbano funcional, volviendo el suministro de agua una tarea muy complicada de ejecutar.  


Como bien sabemos, ha habido un incremento rápido de población en muy poco tiempo. Esto implica que la demanda hídrica incrementa proporcionalmente. Para que te des una idea; las personas que habitan en CDMX consumen más agua que cualquier otro país de Latinoamérica (360 L p/persona por día) ahora multiplicalo por los millones de personas que hay en la ciudad. Es importante recalcar que esto no significa que el nivel de agua haya reducido, sino que la misma cantidad de agua debe de ser ahora dividida, por así decirlo, entre más personas, y por eso cada vez hay menos.

 

Aunado a esto, hay muchos otros problemas en el agua de la CDMX: 


- Planeación urbana deficiente:

La CDMX tiene una planeación urbana deficiente en ciertos aspectos. Esto implica que la manera en la que se regula, distribuye y se utiliza el suelo no toma en cuenta muchos factores que tienen un impacto negativo en el suministro de agua.


Gran parte del agua utilizada en la CDMX proviene del acuífero —cuerpo de agua subterráneo—. Al extraer el recurso de ahí, el volumen hídrico se reduce e idealmente se recarga mediante las zonas de infiltración que estén conectadas a ese acuífero. El problema, es que en CDMX, estas zonas están cubiertas en su mayoría por pavimento, cosa que vuelve el suelo impermeable e imposibilita la infiltración de agua al subsuelo. Aunado a esto, no se respetan las normas que protegen las zonas de recarga y se construyen en ellas viviendas, reduciendo de forma drástica el área de infiltración. 


También, hay un desaprovechamiento de recursos hídricos ya que la ciudad recibe un gran volumen de agua pluvial del cual “el 30 % se evapora, 40% se va al acuífero, 20% se pierde en el drenaje y sólo 10% queda en sistemas ahorradores urbanos”, y muy poca llega a recargar los mantos acuíferos porque aparte de lo ya mencionado, la mayoría de los ríos en CDMX están entubados. Igual, mucha agua se descarga en el drenaje y se va por las coladeras y hay un sobreflujo de agua en estas. 


- Contaminación excesiva de agua:

En CDMX, aproximadamente el 40% del agua potable se pierde en fugas (Milenio), lo que implica que pueden existir tuberías rotas y el agua, al salir de su trayectoria y tener contacto con otras superficies, se contamina y llega así a muchas viviendas. Otra forma en la que el agua puede ser contaminada mediante medios más “naturales” es a través de la irrigación de cultivos. Dado que en estos se utilizan fertilizantes y todos contienen carbono, nitrógeno y fósforo, el agua que se utiliza y que se infiltra al subsuelo llega con una carga excesiva de nutrientes y al tener contacto con otros cuerpos de agua puede causar eutroficación en estos —fenómeno que ocurre en cuerpos de agua que al recibir exceso de contaminantes (CO2, N, Fósforo) causa un crecimiento desmesurado de flora en la superficie prohibiendo el intercambio de gases con la atmósfera y desarrollando procesos de descomposición en condiciones anaeróbicas—. 


Asimismo, se pueden contaminar cuerpos de agua por escorrentía. La escorrentía se refiere al proceso que ocurre cuando el agua escurre por cualquier superficie y al no encontrar donde filtrarse eventualmente termina en un cuerpo de agua (usualmente en ríos primero), llevándose consigo toda la basura y todos los contaminantes que encuentre a su paso. Esto implica que si nuestras calles están sucias y nuestros bosques contaminados, igual será el estado del agua que corra por ahí y termine en los ríos. 


Igualmente, existen los microplásticos (por debajo de 5mm). Todos sabemos que el plástico hoy en día se encuentra por todos lados, y si llegan a los cuerpos de agua donde tienen encuentros con sales y contacto directo con el sol,  el plástico se endurece muchísimo y se rompe miles de veces y animales acuáticos pueden ingerir como alimento o inclusive al respirar y no logran digerirlo causando que mueran por falta de comida. Todos los plásticos están hechos de productos químicos y muchos de estos actúan como hormonas haciendo que las poblaciones acuáticas adquieran características de hembra afectando así a la reproducción y su material genético. 


- Sobreexplotación de cuerpos de agua:

Los acuíferos cuentan con cierto volumen de agua y al extraerla, se tiene que respetar —en teoría— un tiempo ideal para darle la oportunidad al acuífero de recargarse y regresar a su volumen inicial. Considerando el factor de incremento de población y sobreuso de recursos hídricos en la ciudad, se presta a que este tiempo no se respete y por consiguiente, el acuífero no puede llegar a su volumen de agua ideal. Una gran consecuencia de esto es que la ciudad se está hundiendo; al vaciar el agua del subsuelo, queda una capa de aire entre el acuífero y las construcciones, y en vez de que el peso de las construcciones recaiga sobre el agua, cae sobre el aire que es menos denso y no las aguanta, hundiéndose considerablemente cada año. Y no solo eso, sino que al hundirse, aparte de causar inundaciones por la concavidad que se forma en el suelo, aplastan las tuberías y se rompen. Ésta es una de las principales razones de las fugas de agua y es absurdo ya que aproximadamente el 18% de los habitantes de la ciudad no recibe agua todos los días, y el 32% debe recurrir a pipas (Ley de sustentabilidad Hídrica CDMX). 


- Cambio climático:

Como bien sabemos, los cambios de temperatura oscilan con más frecuencia y más variedad cada día, esto implica que varias zonas están teniendo temperaturas a las que no están acostumbradas y trae consigo graves consecuencias como las sequías. Dado este incremento de sequías existe una mayor demanda de agua para la irrigación de cultivos en estas zonas y también para consumo personal. 


Por otra parte, el deterioro de los polos y las capas de hielo hace que el nivel del océano incremente y sea más probable que llegue a los acuíferos y los salinice dañando fuentes valiosas de agua dulce. 


La deforestación, que es una causa del cambio climático acelerado, causa daños irreversibles en los bosques, y cuando los bosques son dañados, pierden su capacidad de infiltrar agua en el suelo. Gran parte del agua que se consume en CDMX proviene del Bosque de agua, que mediante la infiltración recarga los acuíferos de la que la extraemos. Si este se perjudica, impacta de manera negativa en la realización de esta labor tan importante.  Por todas estas y muchas otras razones, los habitantes de la CDMX sufren de estrés hídrico. 


El no tener un suministro de agua de calidad constante y seguro es un problema para los humanos. Esto conlleva al padecimiento de enfermedades hídricas por consumo de agua en mal estado, la creación de pozos clandestinos que intervienen con el flujo debido del agua e inclusive la contracción de enfermedades por falta de higiene. 


Todos necesitamos la garantía de tener acceso a un suministro de agua limpia y digna para consumo. 


Es por esto que te invito a reflexionar acerca de tus acciones diarias. ¿En verdad cuidas el agua? ¿Utilizas únicamente la cantidad que necesitas? Ponte a pensar que en medio de una pandemia como la que estamos enfrentando, el agua es esencial para el cuidado de la salud,  ¿qué harías tú si no tuvieras el acceso necesario a este recurso, como pasa en gran parte del país?.


¡Cuidemos el agua!


Tel para reportar fugas CDMX: 56-54-32-10


Los invitamos a firmar la petición de Cvium para tomar acción y garantizar el acceso al agua, saneamiento e higiene en la CDMX.


Si te gustaría leer más artículos como este y recibir las últimas tendencias y noticias sobre responsabilidad social corporativa, suscríbete aquí.




Escrito por Mariana Reznik Solórzano



Subscríbete a nuestro newsletter

Te contamos de vez en cuando sobre las campañas, convocatorias y todo acerca del activismo.

arrow&v