Cómo Renovar tu Closet Sin Matar al Planeta en el Intento

La industria textil es la segunda industria más contaminante del planeta. Es responsable de aproximadamente el 20% de la contaminación del agua a nivel mundial y el 10% de la emisión de gases de efecto invernadero (ONU). Para que te des una idea; la producción de una sola playera de algodón, requiere la misma cantidad de agua que bebe un ser humano en alrededor de 2.5 años de su vida (2700 litros) y mundialmente se producen 80 mil millones de prendas al año, entonces el gasto de recursos naturales y el impacto medioambiental que tiene es inmenso. Es por eso que la gente cada vez trata de hacer consumo consciente de ropa. 


A continuación, te presentamos 2 proyectos increíbles que atacan esta causa y que contribuyen de una forma maravillosa a la mitigación del impacto de la industria así como a la creación de conciencia colectiva para realizar un cambio social al convertir a los consumidores en éticos y responsables. 


El primer proyecto del que les contaremos se llama Shop by Caring. Este fue creado por Daniela Zepeda y Constanza Lara y nació a partir de una limpieza de closet que hicieron Daniela y su hermana. Al percatarse de todo lo que tenían y darse cuenta de la forma desmesurada de consumismo decidieron hacer una venta de ropa con lo que tenían para obtener fondos y donarlos a una causa. La primera causa de la donación fue para “The Salvation Army” que en ese entonces combatían los incendios forestales en Australia. 


Shop by caring se inspiró en la necesidad de crear un cambio cultural en nuestra sociedad para tener una mentalidad de consumo consciente y no ser víctimas de la mercadotecnia de la moda. No consumir por consumir. “Queríamos poder tener ropa y vestirnos como nos gustaba sin ser partícipes del fast fashion y sin tener un impacto negativo en el medioambiente”dijo Daniela, la emprendedora del proyecto. Así es cómo decidieron continuar con la idea principal de destinar los fondos obtenidos mediante la venta de ropa de segunda mano para distintas causas, cumpliendo simultáneamente con dos objetivos. 


A pesar de que al menos un 70% de la ropa que llega a Shop by Caring proviene del fast fashion, no busca competir con esta industria ya que su giro es hacer conciencia sin dejar la moda de lado apoyando así una causa social y medioambiental. Pretende llegar a todo aquel que quiera contribuir a una causa social y que se interese por el consumo consciente y que aparte quiera obtener una prenda. 


“No se trata de dejar de comprar o de consumir lo que queremos y necesitamos, se trata de consumir conscientemente y ser responsable de tus compras y de tus acciones” -Daniela Zepeda y Constanza Lara (fundadoras de Shop by Caring)

Además funciona de forma muy fácil; toda la ropa se recibe en el “Showroom” en donde se hace una selección de la calidad, marca, originalidad y el posible uso. Las prendas que se encuentran rotas o en malas condiciones de uso se arreglan y se destinan a personas en situaciones de calle, de lo contrario, se pone a la venta estableciendo el precio con base en los parámetros anteriores. Las ganancias se dividen en dos partes, una va destinada a la causa electa (mensual) y la otra se destina para cubrir los gastos emergentes del proyecto. Todo lo que se quiera donar es bienvenido. Shop by carrying trata de no enfocarse únicamente en un sector para elegir la causa a apoyar. Siempre busca una que en el momento les llame la atención y les motive. Han apoyado a las causas de: Salvation Army Australia (mencionada anteriormente), fundación Yes We Can; encargada de proveer educación a niños en la frontera entre México y E.U.A y el dinero fue destinado para remodelar un autobús y ponerle escritorios para hacer una escuela portátil. Y por último, se le destinaron fondos a un niño llamado Eric para ayudarle a pagar su tratamiento contra el cáncer.  


Pueden encontrar a Shop by Carrying en sus redes instagram y facebook como: @shopbycaring


Otro de los proyectos que nos gustaría dar a conocer se llama Switch que fue creada por la líder emprendedora Lucía Dechamps. Es una plataforma de trueque de ropa entre mujeres que tiene un impacto positivo bilateral en los aspectos sociales y medioambientales. La idea surge a partir de la realización que tiene Lucía acerca de la huella tan inmensa que deja la industria textil a nivel mundial. 


Con base en una investigación acerca de los closets de las mujeres, se detecta que la mujer utiliza únicamente el 20% de las prendas que están en su armario, la demás se va acumulando sin usarse. Es por esto que Switch vio un área de oportunidad y lo que pretende hacer es que en vez de comprar más ropa o tirarla, la intercambies con otras mujeres para poder ampliar tu repertorio de prendas sin tener un impacto negativo. Se trata de un intercambio tanto físico como emocional al transmitir mediante tu buena acción algo más que una prenda. 


Una de las preocupaciones que detectó Switch en sus clientas fue la limpieza de las prendas. Por eso, la ropa que se intercambia debe de estar en buenas condiciones y limpia, más aún con la pandemia que enfrentamos. Switch aprovecha la tecnología verde y cuentan con un proceso de “zero waste” para profunda sanitización y limpieza 100% sustentable. En donde se eliminan todo tipo de virus y bacterias así como olores. Siendo mucho más eficiente que cualquier lavado y teniendo cero emisiones de gases de efecto invernadero. 


Mediante la buena comunicación y el flujo de información se pretende lograr que se rompan estereotipos de la ropa de segunda mano, y que al ver la realidad que conlleva el fast fashion la gente evalúe otras opciones. Más allá de eso, el ser una Switcher trae consigo muchas ventajas, por ejemplo; el poder adquirir mucha más ropa por mucho menos dinero portando no sólo una prenda sino que también una experiencia. “Por $350MX puedes adquirir más de 5 prendas y a parte de que ahorras dinero, ahorras tiempo de vida en el planeta”, nos platica Lucía. Aparte de eso estás contribuyendo a una causa social y ayudando a cobijar a personas de distintas comunidades ya que Switch les aporta con prendas para cubrir sus necesidades básicas. “Por cada playera que obtengas de Switch puedes llegar a ahorrar hasta 23 Kg de gases de efecto invernadero”. Y por último, hay que pensar que es extremadamente fácil hacerlo ya que Switch puede llevarte las prendas que te gusten a tu casa —por el momento únicamente en CDMX— y hacer el intercambio. 


Si quieres empezar a ser una Switcher es muy sencillo, únicamente debes de meterte a su página y decidir el monto de prendas que quieres intercambiar y un asesor te otorgará ciertos créditos y con estos, tú puedes elegir la ropa que más te guste dentro del portal de Switch en su página web. Una vez realizado esto, solo es esperar el envío de tus nuevas prendas y a la hora que te las dejan, recogen la ropa de intercambio. 


Las prendas se acomodan en cuatro categorías: In style, premium, basic y luxury. Dependiendo de cómo se categoricen tus prendas obtienes ciertos créditos proporcionales a los de su categoría.


Los requisitos para donar la prenda es que esté en perfectas condiciones, limpias y previamente lavadas.  No se aceptan zapatos, trajes de baño (al menos de que sea nuevo) ni ropa interior. Fuera de eso puedes switchear lo que gustes. 

El precio de intercambio es de $350 MX por cuatro prendas, $450 MX por ocho prendas y $500MX por diez prendas —incluido el proceso de sanitización y envío— pero recuerda que te puedes llevar más prendas de las que intercambies. 


Pueden encontrar a Switch en sus redes como: @switching.life


Ambos son proyectos sensacionales, sin embargo enfrentan varias limitaciones. Una de ellas, siendo la mayor, es el estigma de ropa de segunda mano. Vivimos en un mundo globalizado en el cual somos víctimas de la mercadotecnia que se ha encargado de decirnos que la ropa pasa de moda y que constantemente tenemos que renovarla. Las nuevas tendencias han logrado que creamos que lo del mes pasado ya no está de moda, dando como resultado un consumismo desmesurado ignorando sus consecuencias. Es por tanto que pensamos que la ropa de segunda mano, como es ropa que alguien ya no utiliza, deja de estar a la moda. De igual forma, se llega a pensar que está en mal estado, sucia o vieja. Pero no hay que olvidar que además de que estos son falsos conceptos, el estilo es propio y volátil, considerando útil y funcional algo que para otra persona ya no lo era. 


Lo que buscan conseguir Shop by Caring y Switch, es que se deje de entender eso y que se venda como ropa con una segunda oportunidad de uso, que la gente entienda que la ropa que llega a ellas es una donación en perfecto estado de personas que ya no se sienten cómodas con ese estilo de prendas y que muy probablemente otra persona la encuentre más ad hoc a su estilo y su gusto.   


Entonces ya sabes, si eres una persona amante de la moda y te gusta renovar tu closet constantemente, o bien, alguien consternada por el medio ambiente y la moda ética, sé partícipe de proyectos como Switch y Shop by caring. Es momento de darnos cuenta que existen opciones viables en las que podemos seguir haciendo lo que nos gusta sin que necesariamente tenga un costo social y ambiental.  Haz el cambio, que tu hábito de compra sea de una forma sostenible y vuélvete un consumidor consciente sabiendo que hay acciones que puedes tomar para tener impactos positivos y mitigar el cambio climático.  


Si quieres aportar otro granito de arena ayúdanos firmando esta petición aquí para combatir el cambio climático en la CDMX. 




Escrito por Mariana Reznik Solórzano 



Subscríbete a nuestro newsletter

Te contamos de vez en cuando sobre las campañas, convocatorias y todo acerca del activismo.

arrow&v