Arte y creatividad: los activistas del 2020






Cuando se cierran las puertas (literalmente) te das cuenta de que no estás solo porque estás en compañía de tus pensamientos, de tus emociones, más si no puedes salir a la escuela, a trabajar, a correr… y es en ese momento cuando te preguntas: 


¿y ahora qué hago?


Para muchos el encierro de cuarentena durante este año ha sido un gran reto transformado en un nuevo comienzo: encontrar una forma de expresión del arte en la que podamos desarrollar la creatividad.


Durante este periodo de cuarentena muchas personas alrededor del mundo se han anclado del arte en sus distintas formas de expresión para seguir adelante. 


Algunos escriben todos los pensamientos que les vienen a la mente, escriben para otras personas, escriben sobre sí mismos, sobre lo que están viviendo. 


Otros pintan, crean su realidad con colores y figuras que les permitan ser los autores de su propio mundo.


Y siempre están aquellos que hacen música, no solo cantantes o artistas reconocidos, entre nosotros se han dado a conocer aquellos que cuentan con el talento de entender los ritmos, las melodías y las letras que salvan las vidas de quienes necesitan un apoyo emocional.


El arte y la creatividad demostraron otra vez la importancia de sacar al artista interior que todos llevamos dentro. No importa que seas “experto” en el área o que tu profesión sea distinta, todos podemos agarrar una libreta, un lápiz, colores, o poner canciones que nos recuerden el verdadero significado de la vida (sobre todo en momentos de crisis): sentirnos vivos.


Quienes se encuentran dentro de las artes saben la importancia que el arte tiene en la vida de las personas, es por eso que durante estos días museos como el Museo de Arte Metropolitano (MET) en Nueva York, el museo Louvre en París y el museo de Bellas Artes en México ofrecieron recorridos virtuales, para que las personas puedan seguir cercanas a la cultura.



Por otro lado, los conciertos fueron cancelados mundialmente por la necesidad de quedarse en casa para evitar el contagio del COVID19, y estos eventos masivos siempre son esperados por un gran número de personas. Esto no fue excusa para los artistas, ya que muchos lograron dar sus nuevas creaciones musicales al mundo y hasta se organizaron conciertos en línea que recordaron a los fanáticos que pase lo que pase, la música no faltará.


La música une a las personas, escucharla puede ayudar emocionalmente a muchos y en este periodo se necesita más que nunca. Dibujar y pintar permiten desarrollar la creatividad y siempre es bueno imaginar el mundo desde otros lentes, no es salirse de la realidad o ignorarla, es crear realidades nuevas. Escribir permite expresar todo lo que en voz alta o con gestos no es suficiente para explicar, y los temas son infinitos.


Otra de las formas de expresión que han ayudado al mundo son el cine y la fotografía. Las películas y las series de televisión permiten a las personas distanciarse un rato y viajar a lugares distintos sin salir de casa. 


En cuanto a la fotografía, no estar en exteriores o en un estudio no fue problema para muchos fotógrafos que llevaron a cabo sesiones en línea (así es) y en lugar de darse por vencidos, solo buscaron otro camino.


Sin duda no se puede hablar del arte sin mencionar las artes escénicas. Bailarines, actores, y todos aquellos intérpretes que expresan sus emociones en un escenario lograron trasladar clases de diversas disciplinas al formato “en línea” dejándolas al alcance de cualquiera que se animara a tomar la clase y ¡los espectáculos igual!. El ballet Bolshoi transmitió algunas de sus funciones para que los amantes de la danza no se perdieran de nada.


No hay excusas cuando se trata de expresarnos como humanos y eso es lo que hace el arte. El Coronavirus nos enseñó a todos que siempre estará el arte y la creatividad pase lo que pase, y no se necesita salir de casa para ponerlo en práctica. El arte ayuda a que las personas se conecten con ellos mismos y puedan sacar sus versiones más bonitas de alguna forma.


Siempre habrá una manera de realizar aquello que amamos, a veces solo es cuestión de encontrar un camino distinto. 


Los humanos recordaron de qué están hechos: de emociones y hoy más que nunca necesitamos eso para evolucionar después de este periodo. 


La indiferencia y la frialdad quedaron atrás porque hoy vemos humanos que se animan a compartir una parte de ellos con los demás como señal de que nunca estamos solos. Hoy nos animamos a hacer aquello que siempre hemos querido experimentar pero que por miedo a ser juzgados o por no tener tiempo no nos lo permitimos. Tenemos el tiempo y necesitamos usarlo. El que no podamos salir de casa no quiere decir que no podamos sentirnos cercanos al resto del mundo. Mientras tengamos emociones, estaremos unidos siempre.




Subscríbete a nuestro newsletter

Te contamos de vez en cuando sobre las campañas, convocatorias y todo acerca del activismo.

arrow&v