7 principios propuestos por la ONU para el empoderamiento femenino en las empresas




En el mundo en el que vivimos, el empoderamiento femenino es un tema cada vez más sonado, y definitivamente uno al que debería dársele toda la importancia que se merece.


En el 2015, la ONU estableció los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, estableciendo los temas en los que debemos enfocarnos para construir un mundo mejor para las futuras generaciones. El tema de hoy es el Objetivo número 5: Igualdad de Género. Sin embargo, el día de hoy lo veremos desde un punto de vista empresarial, revisando los fundamentos del empoderamiento femenino empresarial propuestos por ONU Mujeres, y que tú también puedes aplicar dentro de tu empresa.





Según un estudio realizado por ONU Mujeres en el 2016, la brecha de género en México está lejos de cerrarse.

Al momento de realizarse el estudio, tan sólo 43% de la población femenina formaba parte del mercado laboral del país, a diferencia de un 78% de la población masculina. Tristemente, las mujeres que sí son parte del mercado laboral todavía sufren de discriminación salarial, segregación y violencia dentro de su entorno productivo.

De toda la fuerza laboral femenina, tan sólo 2.2% eran empresarias, mientras que este porcentaje ascendía a 5.6% en hombres. Además, por cada 10 hombres emprendedores había solamente 8.3 mujeres emprendedoras.

A pesar de que las mujeres componen la mitad de las matrículas de posgrados o especializaciones, solo 29% ocupan cargos de liderazgo con responsabilidades directivas, y no más de 23% ocupan puestos intermedios en empresas mexicanas.


En cuestiones salariales todavía existe mucho camino que recorrer. La brecha entre hombres y mujeres en puestos iguales está entre 15 y 20%, pero llega hasta un 40% cuando se trata de puestos directivos de alto rango. Incluso entre mujeres existe una brecha salarial, ya que las mujeres con hijos llegan a percibir hasta 30% menos del salario que recibe una mujer sin hijos. Asimismo, un 15% de las mujeres mayores a 15 que solicitaron trabajos tuvieron que presentar certificados de no gravidez para comprobar que no estuvieran embarazadas, o llegaron a perder su trabajo o tener una reducción salarial por embarazarse.

El lugar de trabajo debería de representar un espacio seguro y libre de violencia para la mujer, pero desgraciadamente no siempre es el caso. Alrededor de 22.6% de las mujeres han sido violentadas en su ámbito laboral, con aproximadamente 40% de los casos ocurriendo dentro de una empresa privada o banco.


A través de un cambio en las políticas y modelos empresariales del sector privado, se puede impulsar la paridad de género y el empoderamiento. Pero, ¿cómo pueden cambiar las políticas para fomentar la equidad? He aquí los 7 principios propuestos por la ONU para el empoderamiento femenino en las empresas:


1. Una dirección que promueva la igualdad de género:


Los directivos de la empresa deben estar comprometidos con la igualdad de género, fijando objetivos y creando evaluaciones para los factores de progreso dentro de la empresa. Además se debe hacer partícipes de la lucha por la igualdad a todos los miembros de la empresa, haciéndoles ver que todos ganan de la diversidad. Finalmente, deben asegurarse de que las políticas empresariales tengan en cuenta el componente del género, promoviendo la integración a través de la cultura de la empresa.


2. Igualdad de Oportunidades, Integración y No Discriminación:

Es importante que la empresa otorgue los mismos salarios y beneficios a hombres y mujeres dentro del mismo puesto, asegurando que las políticas estén exentas de cualquier tipo de discriminación por género. La empresa debe garantizar que las mujeres tengan cada vez mayor participación en la toma de decisiones y la dirección de la empresa, contratando y nombrando activamente a mujeres dentro de puestos ejecutivos. Además, se deben ofrecer condiciones laborales flexibles para trabajadores de ambos sexos, así como servicios de cuidado para hijos o personas dependientes.


3. Salud, Seguridad y una Vida Libre de Violencia

Dentro de la empresa se debe garantizar la seguridad y protección de las mujeres. La institución debe proveer condiciones aceptables, sin exposición a materiales peligrosos, e informando de todos los posibles riesgos de salud que se pueden presentar dentro del trabajo. Es necesaria una política de cero tolerancia a cualquier tipo de violencia hacia la mujer, ya sea física, verbal, o algún tipo de acoso sexual. Una empresa debe asegurarse de ofrecer seguro médico y protección social a sus trabajadoras, así como el apoyo pertinente a víctimas de violencia de género. También es importante que la empresa tome en cuenta la seguridad de sus trabajadoras en el transcurso al trabajo, haciendo todo lo posible para conservar su integridad. Finalmente, debe capacitarse a los empleados para que tomen consciencia e identifiquen y eviten casos de violencia de género; de ser el caso, deben de ser capaces de tomar acción en contra de la violencia de género a través de los canales institucionales de la empresa.


4. Educación y Formación

Una empresa debe invertir en programas que favorezcan el progreso de la mujer dentro de la compañía y que les promuevan el acceso a profesiones no tradicionales. Es crucial que la empresa ofrezca acceso equitativo a programas educativos y formativos patrocinados por la institución, así como el acceso a programas de coaching o tutoreo. Además se debe ofrecer la oportunidad de participar en cursos de promoción del empoderamiento femenino y la paridad de género.


5. Desarrollo Empresarial, Cadena de Suministros y Prácticas de Marketing

Una empresa comprometida con la paridad de género puede crear relaciones con empresas, ya sea grandes corporaciones o PyMEs, que estén dirigidas por mujeres, así como pedir a sus socios y pares que respeten los compromisos para favorecer la igualdad e integración. Debe garantizar que se respete la dignidad de la mujer en cada uno de sus productos y/o campañas de marketing, así como dentro de las instalaciones de la empresa.


6. Liderazgo Comunitario y Compromiso

Las empresas deben ser un ejemplo de empoderamiento femenino dentro de las comunidades. Para eso, pueden ejercer presión para que otros respeten la igualdad de género y trabajar con colaboradores y socios para fomentar la integración. También es importante aliarse con los líderes de la comunidad para erradicar la discriminación y crear nuevas oportunidades de progreso para las mujeres y niñas de la comunidad. Se debe reconocer el liderazgo femenino dentro de las comunidades, y asegurar una participación equitativa en consultas comunitarias. Asimismo, puede la empresa participar en programas de becas para fomentar la educación y especialización de la mujer, así como su integración al sector empresarial.


7. Transparencia, Evaluación e Información

Para asegurarse de que las políticas de integración sean efectivas, la empresa debe difundirlas a través de sus canales y establecer sistemas de monitoreo de progreso. Es vital que existan parámetros para que la empresa pueda medir su desempeño en materia de integración y equidad. Al final de cada ciclo, la empresa puede difundir sus resultados, tanto de manera interna como de manera externa, buscando ser un ejemplo de paridad.


Ahora que conoces las claves del empoderamiento femenino en las empresas, haz click aquí y sé parte de la acción en Cvium.





Escrito por Matías Lemus



Subscríbete a nuestro newsletter

Te contamos de vez en cuando sobre las campañas, convocatorias y todo acerca del activismo.

arrow&v